Evolución del logo de MG a través de los años, que vuelve a la actualidad automovilística

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Uno de los fabricantes británicos de automóviles, que fueron éxito por sus modelos deportivos hace algunos años, fue MG. Ahora, esta marca es propiedad del fabricante chino SAIC Motor, que vuelve al mercado mundial con nuevos modelos MG, electrificados, con su icónico logo MG en la delantera.                                                                                                                                                                      Pues bien, al igual que los modelos producidos por el fabricante de origen británico, el logotipo de MG se ha convertido en un símbolo de elegancia y deportividad. Desde su nacimiento oficial, el icónico octógono de MG ha superado diferentes etapas en las que apenas ha experimentado modificaciones estéticas gracias a un diseño sobrio y atemporal.

La historia de MG comienza en la década de los años 20 con dos personas fundamentales para el nacimiento de la marca, William Morris y Cecil Kimber. El primero copaba más del 50% de las ventas de coches en el mercado local a través de su icónica compañía, Morris Garages. Mientras que el segundo fue contratado por Morris como Director de Ventas de la compañía y comenzó a producir versiones mejoradas de los modelos ya comercializados, a los que aportaba líneas más deportivas. El éxito fue tal que el 1 de mayo de 1924 se registró la marca MG para hacer oficial el nacimiento del mito.

Aunque el emblema de MG es famoso por su icónica forma de octágono, la identidad visual de la marca nació en forma de doble circunferencia de color azul. Una insignia con la nomenclatura de “The M.G. Super Sports” que identificaba las primeras creaciones de William Morris y Cecil Kimber en Morris Garges, y que lucía orgullosamente en el frontal del primer vehículo de la marca, el mítico MG 14/28 Super Sports. El logo circular se mantuvo como insignia de la marca hasta que en 1927 fue sustituido oficialmente por el icónico octágono de MG Motor, que ya se había comenzado a ver por la prensa local de la época.

Un logotipo histórico, con apenas cambios a lo largo de los años, y que tuvo un nacimiento curiosamente lento. Y es que, según cuenta la leyenda, y debido a la acumulación de trabajo que los propietarios de MG tenían en la época, el registro oficial del octágono como emblema oficial de la marca no se realizó hasta el 2 de abril de 1928.

Aun así, la forma octogonal que ha sido santo y seña de MG a lo largo de su historia, llegó para quedarse y para identificar a todos los modelos del fabricante de origen británico. Un emblema compuesto por un octágono y el nombre de la marca en su interior, con las letras MG (iniciales de Morris Garages) ejecutadas con un tipo de letra prominente, que se caracteriza por sus líneas estrictamente rectas y ángulos agudos. Un logotipo moderno para la época que ha superado todas las etapas vividas por la marca.

Porque a lo largo de los años, MG Motors cambió de dueños y de nombre, pero su escudo apenas experimentó modificaciones gracias a su diseño atemporal y elegante. Los cambios más sustanciales se han podido ver en la paleta de colores del escudo, que han ido evolucionando desde la original de burdeos y oro que se mantuvo inalterada desde 1927 hasta 1952, donde el fondo del emblema se presenta en dorado con las letras y el marco en color burdeos. La misma combinación que se utilizó durante la penúltima etapa de la MG, entre 1990 y 2010.

Durante los años intermedios, en la segunda parte del siglo XX, el logotipo de MG tuvo otras dos variantes. La primera, entre 1952 y 1962, cuando el fondo del logo se dejó en blanco y el contorno del octágono y de las letras pasó a ser negro. Y desde 1962 hasta 1990 se dio una nueva actualización, quizá las más disruptiva, al introducir el emblema octogonal de MG dentro de un escudo negro. Durante aquella época se utilizó una combinación de colores diferentes, con el fondo en color rojo y el trazado de las letras y el perfil del octágono con un tenue tono dorado.

Sea como fuere, el logotipo de MG se ha mantenido inalterable al paso del tiempo siendo todo un símbolo de deportividad y elegancia. Las mismas características que definen el actual emblema de la marca, que desde el 2010 ha adoptado por un formato tridimensional para las letras y el octágono, ahora bañadas en plata sobre fondo transparente. Una tonalidad que se adapta a los tiempos digitales del momento y se transforma a negro o blanco según los formatos. Y fruto de la nueva filosofía de la marca, referencia de la movilidad eléctrica con una gama totalmente electrificada, el claim “Recharge yourself” aparece junto al octógono de MG para escenificar el presente y futuro de la compañía.