Conseguir el título de patrón de barco de la mano de la Academia Náutica Marinos?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El patrón de barco de recreo es una persona que está habilitada para llevar a cabo navegación costera en embarcaciones que tengan hasta 15 metros. La licencia permite hacerlo en barcos a motor o vela y también en motos de agua. En muchos países es el título náutico más demandado.

Para obtenerlo, el aspirante debe disponer de ciertas destrezas que le permitan afrontar posibles contingencias en el viaje. Cuando navega con otras personas debe tener el criterio para delegar tareas y velar por el buen desenvolvimiento del ambiente dentro de la nave. Su premisa principal debe ser la seguridad.

Los factores para adquirir el título de patrón de barco

La Academia Náutica Marinos es una de las más experimentadas de España. Cuenta con varios años de experiencia en la preparación de esta disciplina. Su modelo de formación es online e incluye prácticas oficiales en las ciudades de Huelva, Mallorca, Sevilla y Cádiz. Los cursos no tienen horario y hay profesores siempre a disposición. Las formaciones que ofrecen instituciones como esta son indispensables para presentar el examen que exigen las leyes vigentes.

Además de la formación, para obtener el título PER, como también se conoce, el aspirante debe cumplir ciertos requisitos, empezando por ser mayor de edad. La persona debe tener certificadas 16 horas de prácticas de seguridad y navegación. Asimismo, haber completado un curso de 12 horas como radio operador de corto alcance.

Otro de los requisitos es la certificación médica, que es similar a la necesaria para obtener la licencia de conducir vehículos. A modo opcional, si se aspira a tener atribuciones avanzadas, debe certificar adicionalmente 24 horas de prácticas de navegación. Otra certificación optativa es la de acreditar 16 horas de navegación a vela.

El examen teórico oficial que se debe presentar

Al acreditar los requisitos que hacen a la persona apropiada para optar al título, el siguiente paso es presentar el examen. Esta evaluación la convocan las autoridades autónomas y la Dirección General de la Marina Mercante, una dependencia del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. Hay varias convocatorias al año.

El examen tiene una duración de 90 minutos y durante ese tiempo el aspirante debe responder preguntas sobre nomenclatura náutica, elementos de amarre y fondeo. Igualmente, hay preguntas sobre teoría de la navegación, maniobras de navegación, legislación, seguridad, reglamento, emergencias, meteorología, balizamiento y carta de navegación.

Uno de los aspectos que más peso tiene dentro del examen es el Reglamento Internacional para Impedir Abordajes (RIPA). Se trata de un estatuto adoptado por la Organización Marítima Internacional. Su valor equivale casi un 25% de la puntuación general. Por eso, es importante contar con una formación completa y con un programa bien estructurado, que aporte las destrezas para gobernar cualquier embarcación de recreo.