Digi terminará el año con hasta 350 millones de facturación en España, un 27% más

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Digi espera seguir creciendo en el último trimestre al ritmo del tercero y facturar entre 340 y 350 millones de euros en España al terminar el año, un 27% más que en 2020, según ha anunciado el consejero delegado de Digi España, Marius Varzaru.

«Nosotros, a pesar de ofrecer productos con precios muy ventajosos para el cliente, somos una empresa que genera beneficios y lo vamos a seguir siendo», ha asegurado Varzaru en una entrevista concedida a Europa Press.

El directivo ha destacado que el objetivo de la compañía es crear un proyecto a largo plazo que destaque por ofrecer siempre la mejor oferta disponible al cliente, sin necesidad de recurrir a promociones.

Digi se ha convertido en el principal agitador, junto a MásMóvil, del mercado de las telecomunicaciones en España y se encamina a terminar el año como el operador que ha ganado más clientes tras anotarse un récord de más de 50.000 nuevos clientes entre fibra y móvil en octubre.

La compañía sumaba a 30 de septiembre 2,8 millones de clientes móviles, 393.000 de fibra óptica y 135.000 de telefonía fija. Lejos de contentarse, el consejero delegado de Digi España cree que el crecimiento tiene recorrido.

«No tenemos la notoriedad de las grandes marcas. Entonces todavía hay clientes que cuando toman su decisión de contratación no nos tienen en cuenta porque desconocen que tenemos una oferta mejor», ha señalado.

De hecho, el directivo ha asegurado que Digi no contempla de momento entrar en otros servicios como la competencia, sino que está centrada en seguir «ampliando la huella» de sus productos y en darlos a conocer.

Para ello, la compañía tiene previsto invertir el 40% de su facturación en España, lo que, teniendo en cuenta las previsiones de facturación, serían entre 130 y 140 millones de euros para el conjunto de este ejercicio.

MÁS DE 3.500 EMPLEOS

A diferencia de la mayoría de operadores, Digi no externaliza ni sus ‘contact center’, que no realizan llamadas promocionales, ni la instalación o el despliegue de red. En un sector con una elevada pérdida de empleos, la firma ha contratado a 3.000 personas en los últimos dos años para llegar a septiembre con una plantilla de 3.500 personas.

De ellas, unas 1.500 personas trabajan en oficinas (incluyendo los teleoperadores), mientras que los otros 2.000 empleados lo hacen fuera como instaladores, empleados de almacén o encargados del despliegue de red.

«Seguramente el crecimiento futuro que podamos lograr, generará más empleo en Digi, eso sin duda», ha destacado Varzaru, que considera que esta generación de trabajo es uno de los valores intrínsecos de la empresa.

Para este crecimiento, no obstante, no ha calificado como tan interesante las salidas que se están produciendo por los expedientes de regulación de empleos en otros operadores, ya que los puestos que cubre Digi suelen estar subcontratados en la competencia, según el directivo.

EL MERCADO

Digi redujo en un 6% su rentabilidad en el tercer trimestre, afectada por la hipercompetitividad en precio que erosiona los márgenes del mercado español. Sin embargo, Varzaru ha destacado que los datos de beneficio bruto de explotación (Ebitda) fueron mejores que los de los dos trimestres anteriores.

«Nosotros vemos que esta tendencia (al alza) se va a mantener en el futuro y la rentabilidad es importante. Puedes ir generando valor y beneficio (…) que es un objetivo muy importante para nosotros. Creemos que se va a seguir aumentando el margen y el valor absoluto», ha aseverado.

Posteriormente, ha asegurado que los resultados no se evalúan por trimestres, ya que se trata de un «proyecto a largo plazo» que no se enfoca en cómo ha ido el trimestre.

Pese a los rumores de consolidación agitados la pasada semana por directivos de los principales operadores, Varzaru ha negado tener constancia de ninguna oferta por Digi y ha resaltado que las dudas sobre su continuación son algo habitual en las empresas que crecen.

«Yo llevo trece años aquí y ojalá pueda durar esto trece años mínimo más», ha zanjado.