IATA exige acabar con los costes “desorbitados” de las pruebas de Covid

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El director general de Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Willie Walsh, ha exigido poner fin a los costes “desorbitados” de las pruebas de Covid-19, en las que “los gobiernos sacan su tajada con los impuestos”.

Sobre ello, Walsh ha asegurado que la contención y la reducción de los costes serán lo más importante para las compañías aéreas, ya que el aumento de los costes de los viajes significará una recuperación económica más lenta. “Es necesario que todas las partes se esfuercen por reducir los costes”, ha añadido.

El directivo ha destacado que la prueba Covid-19 “desempeñará un papel importante en la reanudación de los viajes internacionales”. “Los viajeros tendrán que informarse de los requisitos de entrada al país en materia de pruebas Covid-19, localizar los laboratorios, confirmar su identidad con el laboratorio y transferir los resultados de sus pruebas a las partes pertinentes según sea necesario”, ha señalado.

IATA prevé unas pérdidas netas del sector aéreo de 47.700 millones de dólares (39.635 millones de euros) en 2021, lo que supone una mejora respecto a las pérdidas netas del sector estimadas en 126.400 millones de dólares en 2020 (105.029 millones de euros).

El director general de IATA ha advertido de que esta crisis es “más larga y profunda” de lo que nadie podía esperar. “Las pérdidas se reducirán a partir de 2020, pero el dolor de la crisis aumenta. Hay optimismo en los mercados nacionales, donde la resistencia característica de la aviación queda demostrada por los repuntes en los mercados sin restricciones internas a los viajes”, ha subrayado.

Sin embargo, las restricciones a los viajes impuestas por los gobiernos siguen frenando la fuerte demanda subyacente de viajes internacionales.

Por otro lado, las pérdidas de la industria a esta escala implican un gasto de efectivo de 81.000 millones de dólares (67.311 millones de euros) en 2021, además de 149.000 millones en 2020 (123.821 millones de euros).

Walsh ha señalado que las medidas de alivio financiero de los gobiernos han servido como solución en los balances de las aerolíneas, evitando las quiebras generalizadas.

“Gracias a las medidas de alivio de los gobiernos, la reducción de costes y el éxito en el acceso a los mercados de capitales, algunas aerolíneas parecen capaces de capear el temporal, pero otras están menos protegidas y pueden necesitar más dinero en efectivo de los bancos o de los mercados de capitales”, ha asegurado.

IATA estima que los ingresos del sector alcancen en 2021 los 458.000 millones de dólares (380.753 millones de euros), que es solo el 55% de los 838.000 millones de dólares (696.699 millones de euros) generados en 2019, pero representa un crecimiento del 23% respecto a 2020.

Por otro lado, los ingresos por pasajeros alcanzarían los 231.000 millones de dólares (192.049 millones de euros), por encima de los 189.000 millones de dólares (157.131 millones de euros) de 2020, pero muy por debajo de los 607.000 millones de dólares (504.635 millones de euros) generados en 2019.

En cuanto a los ingresos por carga, IATA estima que alcancen los 152.000 millones de dólares (126.360 millones de euros), un máximo histórico.

CAE LA DEMANDA

Sobre las restricciones a los viajes, IATA estima que los viajes se recuperarán hasta el 43% de los niveles de 2019 a lo largo del año, aunque esto supone una mejora del 26% respecto a 2020, que “está lejos de ser una recuperación”, según la asociación. Los mercados nacionales mejorarán más rápido que los viajes internacionales.

Se espera que el número total de pasajeros alcance los 2.400 millones en 2021. Se trata de una mejora respecto a los casi 1.800 millones que viajaron en 2020, pero muy por debajo del máximo de 2019 de 4.500 millones.

Por otro lado, se espera que la demanda de carga crezca un 13,1% con respecto a 2020, lo que situaría el negocio de la carga en positivo en comparación con los niveles anteriores a la crisis, ya que en 2020 se produjo un descenso del 9,1% en todo el año en comparación con 2019.

Además, IATA estima que el volumen total de carga alcance los 63,1 millones de toneladas en 2021, casi en el pico anterior a la crisis de 63,5 millones de toneladas que se produjo en 2018.

DIFERENCIAS ENTRE REGIONES

Según IATA, existe una importante diferencia entre las regiones con grandes mercados nacionales y las que dependen principalmente del tráfico internacional.

Las pérdidas más elevadas se registran en Europa con 22.200 millones de dólares menos (18.455 millones de euros), donde solo el 11% del tráfico de pasajeros es nacional.

En proporción, las pérdidas son mucho menores en Norteamérica (-5.000 millones de dólares o 4.156 millones de euros) y Asia-Pacífico (-10.500 millones de dólares o 8.728 millones de euros), donde los mercados nacionales son mayores (66% y 45%, respectivamente, antes de la crisis).