Las falsificaciones suponen la pérdida de 6.766 millones de ventas al año en España y de 53.467 empleos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha presentado este viernes la campaña institucional ‘Compra responsable, crea futuro’ para la concienciación y sensibilización sobre la falsificación de bienes y mercancías y sus consecuencias sociales y económicas.

En concreto, las falsificaciones en España suponen la pérdida de 6.766 millones de euros de ventas al año, lo que supone un 10,6% de las ventas totales y la destrucción de 53.467 empleos.

De esta forma, los cinco sectores más afectados por las falsificaciones en España son las prendas de vestir con pérdidas de 3.808 millones de euros, los medicamentos (853 millones de euros), los cosméticos (839 millones de euros), vinos y espirituosos (438 millones de euros) y ‘smartphones’ (386 millones de euros).

El Departamento de Maroto pone en marcha esta campaña, que coincide con la celebración del ‘Black Friday’ y de la inminente campaña de Navidad, para poner en valor los productos originales, así como los beneficios que aporta a la economía nacional y al entorno más cercano.

SENSIBILIZAR A LOS MÁS JÓVENES

Los consumidores han ido tomado más conciencia sobre los productos falsificados y su compra se ha visto reducida de un 7% a un 5%, aunque los jóvenes son el sector que más adquiere productos falsificación.

Así, el 21% de los jóvenes accede a algún contenido digital pirateado en los últimos 12 meses y el 10% de los consumidores jóvenes ha adquirido falsificaciones en el último año. “Esta campaña tiene que sensibilizar a los jóvenes que son los consumidores del futuro”, ha indicado Maroto.

Por otro lado, la campaña quiere alertar de que las falsificaciones suponen un grave riesgo a la salud y seguridad del consumidor. Así, tras la crisis sanitaria del coronavirus, las falsificaciones se han dirigido también a la fabricación de pruebas falsas para diagnosticar la enfermedad, equipos falsificados de protección personal o medicamentos falso.

“Las falsificaciones lo que tiene detrás es un riesgo grave en el ámbito de la seguridad y salud. Hemos dectectado falsificaciones asociadas a la pandemia. La UIPO y nuestra Oficina de Marcas y Patentes está poniendo el énfasis en estos productos que nacen de la pandemia y puede suponer un riesgo importante no solo en el ámbito de la seguridad sino sobre todo en el de la salud”, ha subrayado Maroto.