Sánchez asegura que el Gobierno «cumple» con los ganaderos y críticas de los barones a Garzón

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este viernes que el Gobierno «cumple» con el sector ganadero con las acciones llevadas a cabo por el Ejecutivo en estos dos años de legislatura, aunque no ha mencionado al ministro de Consumo, Alberto Garzón, tras la polémica generada por sus declaraciones sobre la ganadería intensiva y la calidad de la carne que exporta España.

En su intervención en el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha señalado que el Ejecutivo cumple con el sector primario, con los agricultores y ganaderos aprobando la Política Agraria Común (PAC) y con el reparto a todos los gobiernos autonómicos.

Además, Sánchez ha destacado la aprobación de la Ley de Cadena Alimentaria, impulsada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que entró en vigor a mediados del mes de diciembre.

La Ley de Cadena alimentaria tiene el objetivo de establecer unos precios más justos para todos los operadores, especialmente los productores y prohíbe la destrucción de valor. De esta forma, cada operador de la cadena alimentaria debe pagar al operador inmediatamente anterior un precio igual o superior al coste de producción asumido. Por lo tanto, los costes de producción se constituyen como la base de la negociación de los contratos escritos.

ENTREVISTA DE GARZÓN EN ‘THE GUARDIAN’

Sánchez por el contrario no ha hecho ninguna mención en su discurso al ministro de Consumo, Alberto Garzón, después de la polémica generada por sus declaraciones sobre la calidad de la carne que exporta España y sus críticas a la ganadería intensiva y las macrogranjas.

En una entrevista en el diario británico ‘The Guardian’, afirma que es peor la carne de macrogranja que la de ganadería extensiva y que en España se maltrata a los animales.

En un primer momento, desde el Gobierno desautorizaron a Garzón y señalaron que eran declaraciones a título personal, aunque el ministro se reafirmó en sus palabras y reiteró que hablaba como miembro del Ejecutivo.

CRÍTICAS DESDE EL PSOE

Desde el PSOE, varios líderes autonómicos también han criticado las palabras de Garzón y le han pedido una rectificación. Este mismo viernes, el secretario general de los socialistas en Castilla y León y candidato a la elecciones del 13 de febrero, Luis Tudanca, señaló que se había «equivocado» al afirmar que se maltrataba a los animales en las macrogranjas de España.

Más duro fue el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page, que también este lunes a la entrada del Comité Federal, le ha pedido que rectifique porque «es de sabios».

Emiliano García-Page, ha insistido en defender la calidad de la carne española independientemente de si procede de macrogranjas tras la polémica por las palabras del ministro de Consumo, Alberto Garzón, apuntando que «no se puede hacer daño gratuito a un sector tan importante, sobre todo sin fundamento», añadiendo además que «normalmente, uno está acostumbrado a que los errores en la vida y en la política van en la misma proporción a la carga de trabajo, aquí se invierte la cosa». «Cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo».

Así se ha expresado García-Page a su llegada al Comité Federal del PSOE convocado este lunes, apuntando que le gustaría que Garzón cambiara «su criterio», y afirmando que él solo ha dado su opinión, mientras que «las decisiones del Gobierno y del presidente son suyas». «Ahí no me puedo meter».

Entiende García-Page que «hay un debate que no tiene nada que ver con lo que ha planteado Garzón sobre la calidad, que es indiscutible, ya que no ha habido en la vida unos controles sanitarios de la ganadería y del sector tan extraordinarios que, además, se está promocionando en el mundo de una manera extraordinaria»

«Es un problema diferente en el que se mezclan muchas informaciones y directivas europeas y lo que queremos es pactar con el sector, con todas las partes interesadas una legislación en condiciones, es lo que queremos hacer para que no nos atropellen los acontecimientos», ha indicado.

Hacer, por tanto, «una política equilibrada que contemple los intereses ambientales y de las nuevas políticas ambientalistas y animalistas que están surgiendo en España con lo que es la eficacia de un sector que ha sido tremendamente importante en España».

Por su parte el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que las palabras del ministro del Consumo, Alberto Garzón, sobre la ganadería intensiva «no representan ni de lejos» la opinión, ni la posición del Gobierno de España.

Lambán ha lamentado «profundamente» las declaraciones de Garzón, que ha considerado «un ataque a la yugular de uno de los sectores más productivos, más exportadores y que generan más empleo de toda la economía aragonesa, como es el sector de la ganadería, y particularmente, la ganadería intensiva».

En este sentido, el presidente de la comunidad autónoma ha mostrado su apoyo a los ganaderos aragoneses y a las organizaciones agrarias: «Me van a tener a su lado en todas sus reivindicaciones y en todo aquello que planteen».

Asimismo, ha reconocido las palabras de algunas ministras socialistas que se han desmarcado «absolutamente» de la opinión del ministro de Garzón, «manifestando el compromiso del presidente con el sector ganadero».

Para Lambán, «Garzón cada vez que habla causa perjuicios y polémicas a algún sector de la economía; lo hizo en su día en la hostelería y los servicios y lo ha hecho ahora con la ganadería. Aunque solo fuese por respeto a sí mismo, debería plantearse dar un paso atrás».

CAMPAÑA PROMOCIÓN CARNE

El dirigente del Ejecutivo autonómico ha considerado «razonable» iniciar en ‘The Guardian’, el medio de comunicación británico donde se publicaron las declaraciones de Garzón sobre la industria cárnica, una «primera defensa» del sector ganadero aragonés, para dar a conocer la «excelente calidad» del producto cárnico de este territorio y las condiciones en las que se produce.

«Nuestro sector no solo es muy competitivo, sino que es estrictamente escrupuloso con la normativa medioambiental, escrupulosamente sostenible. Vamos a demostrar que los juicio negativos sobre la calidad de nuestros productos son dudas que carecen de todo fundamento», ha dicho.

Lambán ha insistido en que los productores aragoneses de vacuno, ovino y cerdo se atienen «rigurosamente» a las normas, respetan «escrupulosamente» la ley y «es lógico» que se sientan «indignados» cuando «alguien pone en cuestión su trabajo y esfuerzo, que es poner en riesgo uno de los sectores básicos y más competitivos de la economía aragonesa», ha apostillado.

El presidente del Gobierno aragonés también ha indicado que entiende que haya representantes públicos que tengan opiniones diferentes a la suya y que le piden que rectifique, pero «estoy convencido absolutamente de que si estas personas se avinieran a hablar y ver lo que ocurre, desprendiéndose de visiones ecologistas de salón, se desvanecerían las dudas que tienen», ha sentenciado.