Internacional

Amnistía Internacional arremete contra Estrasburgo por la sentencia del burka

Amnistía Internacional (AI) tildó este martes de “profundo retroceso en el derecho a la libertad de expresión y de religión” que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo (Francia), haya resuelto apoyar la ley francesa que prohíbe a las mujeres llevar burka o velo integral en los espacios públicos. Esta organización señaló que esta decisión, que no puede apelarse, “envía un mensaje de que las mujeres no son libres de expresar sus creencias religiosas en público” y las castiga por este motivo.

El caso fue llevado ante el Tribunal de Estrasburgo por S.A.S., una mujer de 24 años que consideraba que la ley promulgada en Francia en 2011 es discriminatoria porque viola sus derechos a la libertad de expresión, de religión o de creencias y a la vida privada, lo que equivale a un trato degradante.

“El Tribunal reconoció que los argumentos basados en la seguridad y la igualdad de género eran engañosos, pero aceptó el argumento de que el uso de velo integral es contrario a las normas sociales establecidas que son necesarias para ‘vivir juntos’. Este razonamiento es muy preocupante para todos aquellos que valoran la libertad de expresión”, dijo John Dalhuisen, director del Programa de Europa y Asia Central de AI.

Dalhuisen añadió que, “en su esencia más elemental”, la decisión de Estrasburgo recalca que “no se puede llevar velo integral porque hace que la gente se sienta incómoda. Esto no es motivo para prohibir un comportamiento o forma de expresión (religiosa o de otro tipo), que en sí mismo no hace daño a los demás”.

Subrayó que el hecho de “forzar a la gente a ‘vivir juntos’ va a terminar forzando a una pequeña minoría a vivir separados, ya que obliga a las mujeres a elegir entre la expresión de sus creencias religiosas y estar en público”. Amnistía Internacional señaló que, aunque se pueden justificar algunas restricciones a la libertad de expresión y de religión en algunos contextos específicos, las restricciones generales impuestas por la legislación francesa “no son proporcionales ni necesarias”.

AI indicó que, además de Francia, otro país y una región europea han impuesto prohibiciones similares para el uso del velo integral en público, concretamente Bélgica (2011) y el cantón suizo del Tesino (2013), y que se aplican prohibiciones locales en muchos municipios de Cataluña.

Servimedia