Sectores

Bruselas multa a Riberebro con 5,2 millones por pactar precios

Pactar precios es una práctica perseguida y sancionada por los organismos de competencia. Hace un año fueron distintas gasolineras, ahora ha sido el turno de la empresa española de hortalizas frescas y en conserva Riberebro.

La Comisión Europea la ha multado con 5,2 millones de euros por haber realizado esta práctica durante más de un año. Para llevarlo a cabo, los miembros del cartel intercambiaron información confidencial de sus ofertas, fijaron precios mínimos, se pusieron de acuerdo sobre objetivos de volumen y se asignaron clientes entre ellos.

“Tener acceso a alimentos a precios competitivos es esencial para los consumidores europeos. El cartel de setas y champiñones en conserva afectó a las ventas a minoristas en toda Europa. La decisión de hoy vuelve a poner de manifiesto la determinación de la Comisión en sancionar los carteles e imponer multas a todos los participantes en el cartel”, ha explicado la responsable de la Política de Competencia de la CE, Margrethe Vestager.

Este cartel afectaba a setas y champiñones en conserva en latas y tarros vendidos a marcas privadas en el Espacio Económico Europeo y su objetivo era estabilizar sus cuotas de mercado para detener así un descenso de los precios. Las ventas se llevaban a cabo a través de procedimientos de subasta a minoristas y mayoristas del sector alimentario.

Tres sociedades más

La multa interpuesta a Riberebro se suma a los 32 millones de euros impuestos a Lutèce, Prochamp y Bonduelle, sociedades que también participaron en el cartel.

Bruselas adoptó en junio de 2014 una decisión de transacción en relación con la participación de la compañía española en el mismo cartel que las tres anteriores. Riberebro optó por no participar en dicha transacción, por lo que la investigación prosiguió en el marco del procedimiento normal del cartel y envió a la empresa española un pliego de cargos dándole la oportunidad de ejercer sus derechos de defensa.