Economía

De Guindos contradice al Banco de España y asegura que la economía crecerá un 3%

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos contradice las previsiones del Banco de España y asegura que “no se ven señales de desaceleración económica” en el segundo trimestre del año. En este sentido, ha indicado que el PIB crecerá  este año en el entorno del 3, por encima de la previsión del 2,7%.

Lo ha indicado en rueda de prensa para valorar los datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el INE, el cual arroja un crecimiento trimestral de ocho décimas en los tres primeros meses del año.

El PIB en los tres primeros meses del año creció un 0,8% gracias al consumo de los hogares y al gasto de las Administraciones Públicas. En concreto, el primero creció una décima y el segundo cuatro respecto al trimestre anterior. Por su parte, creció un 3,4% en tasa interanual, una décima menos que la registrada en el trimestre anterior. El INE explica que esta desaceleración es consecuencia de una menor contribución de la demanda nacional, que aportó un 3,8% en el primer trimestre, tres décimas que en el último del pasado año.

Con estos datos, el Gobierno en funciones se muestra positivo respecto a los datos de paro. De Guindos ha señalado que los objetivos de creación de empleo son “perfectamente alcanzables, si no se superan”, incluso a pesar del contexto de inflación negativa.

En el mismo sentido se expresa CEOE, desde donde aseguran que “la economía española mantiene su fortaleza en el primer trimestre de 2016”. Aun así, también se hace eco de “cierta tendencia a la desaceleración en los componentes de inversión, sobre todo en la construcción.

Consumo e inversión

La demanda nacional ha sido uno de los factores claves en el crecimiento de la economía, aunque sus tasas interanuales se desaceleraron respecto al trimestre anterior. Las inversiones crecieron 1,2 puntos menos, alcanzando el 5,2%, y el gasto de las Administraciones Públicas moderó más de un punto su crecimiento interanual hasta el 2,6%.

Sin embargo, el consumo de los hogares aumentó un 3,7%, dos décimas más que en el trimestre anterior, y el consumo en las instituciones sin fines de lucro lo hizo un 1,9%, cinco décimas más.

Las exportaciones también han registrado una desaceleración. La contribución negativa de la demanda exterior cayó hasta los -0,4 puntos. Concretamente, las exportaciones desaceleraron un 1,6% su crecimiento interanual (hasta el 3,7%) y las exportaciones un 2,3% hasta los 5,4 puntos porcentuales.

Más de medio millón de ocupados

El dato más positivo está en el empleo, que creció un 0,9% en los tres primeros meses del año, tres décimas más que en el último trimestre de 2015. En tasa interanual creció un 3,2%, lo que supone una creación aproximada de 533.000 puestos de trabajo.

La ocupación en el sector servicios se aceleró cuatro décimas en tasa interanual, hasta el 3,4%, dos puntos en la agricultura y una décima en la industria. Sin embargo, los datos no han sido positivos para la construcción, donde el empleo se desaceleró más de dos puntos hasta el 0,9%.

Incremento de las desigualdades

Los datos de Contabilidad Nacional Trimestral distinguen dos claros perdedores para UGT: los trabajadores y los ciudadanos. Desde el sindicato aseguran que desde 2008 ha crecido la pobreza social y laboral, incrementándose “de manera alarmante las desigualdades”, expone en un comunicado.

En este sentido, insisten en que el 2016 continúa con buenas noticias para la economía, pero malas para la ciudadanía. Se basa en que a pesar de la evolución de los datos del PIB, el crecimiento en términos económicos no se traslada a los ciudadanos y trabajadores de nuestro país.

Es por ello que UGT pide una reforma integral del sistema tributario para que sea más justo y equitativo. Demanda un crecimiento de la recaudación fiscal y que sean los que más tienen los que más paguen. Insiste en que sólo de esa forma se podrá mantener nuestro Estado de Bienestar, un asunto clave para combatir la creciente desigualdad social.