Economía Nacional Noticias

El 64% de los declarantes de más de 150.000 euros anuales en IRPF residen en Madrid y Cataluña

El 64,11% de los declarantes de más de 150.000 euros anuales en España, a los que afectaría una posible reforma del IRPF para establecer un nuevo tramo a partir de dicha renta, residen en Madrid y Cataluña.

 

Según datos del sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda consultados por Servimedia, la reforma del IRPF que, en el marco de las negociaciones de los Presupuestos de 2019, estudia el departamento encabezado por la ministra María Jesús Montero a propuesta de Unidos Podemos afectaría a 90.788 declarantes de rentas superiores a los 150.000 euros anuales, el 0,46% de los contribuyentes, que aportarían una recaudación adicional de 400 millones de euros.

De dicho total, 36.085 declarantes corresponden a la Comunidad de Madrid, equivalentes al 39,74%, mientras que 22.123 se localizan en Cataluña, el 24,36%. Tras estas comunidades se encuentran, a mucha distancia, Comunidad Valenciana (7.076 declarantes, el 7,8%) y Andalucía (6.460, el 7,1%).

Actualmente, Cataluña es una de las cuatro comunidades autónomas, junto a Asturias, Baleares y Aragón, que tienen establecido un tramo autonómico por encima de los 150.000 euros. En concreto, Cataluña aplica a nivel autonómico un tipo del 25,5% a las rentas superiores a los 175.000 euros anuales. Por el contrario, la Comunidad de Madrid es la región con un menor gravamen autonómico al IRPF, ya que su tramo máximo aplica un tipo del 21% a las rentas superiores a 53.407 euros anuales.

Tras las ya mencionadas, las comunidades de Galicia (3.323 declarantes, el 3,6%), Baleares (3.070, el 3,3%) y Canarias (2.774, el 3%), serían las siguientes regiones en las que más contribuyentes verían aumentar su tributación por IRPF. A continuación, estarían Castilla y León (2.144, el 2,3% de los afectados), Aragón (1.902, 2,1%), Murcia (1.352, 1,48%), Castilla-La Mancha (1.283, el 1,41%) y Asturias (1,26%).

Por último, las comunidades en las que menos personas se verían afectadas por la medida serían Cantabria, con 719 declarantes, el 0,8%; La Rioja (528, el 0,58%); y Extremadura (499, 0,54%).

Según Gestha, los afectados deberían pagar cada año una media de 4.400 euros más, lo que se traduciría en un incremento del 9,2% de su factura fiscal.