Política Sectores

El G-20 cree que la política monetaria expansiva no es suficiente para generar un crecimiento equilibrado

Los representantes del G-20 han advertido este sábado de que depender excesivamente de dinero barato obtenido a partir de políticas monetarias expansivas de los bancos centrales no conducirá a un crecimiento equilibrado y añadieron que los tipos de interés deben subir ante un repunte de la actividad económica.

El comunicado final de los ministros de Finanzas y jefes de los bancos centrales del no ha llegado a calificar de riesgo para el crecimiento la inminente subida de los tipos de interés en Estados Unidos, incluso ante la presión de los mercados emergentes.

“Las políticas monetarias seguirán respaldando la actividad económica en consonancia con los mandatos de los bancos centrales, pero la política monetaria sola no puede llevar a un crecimiento equilibrado”, señala el comunicado del G-20.

“Notamos que, en línea con la mejora del panorama económico, el ajuste en la política monetaria es más probable en algunas economías avanzadas”, agrega el texto definitivo. La expresión “economías avanzadas” se refiere habitualmente a Estados Unidos, por lo que el documento apunta directamente a una subida de tipos de la Reserva Federal.

El viceprimer ministro turco, Cevdet Yilmaz, ha señalado que “hemos escuchado opiniones diferentes sobre la posible decisión de la Fed”. “Algunos piensan que la Fed debe tomar una decisión más temprano que tarde, mientras que otros creen que deberían retrasarla”, ha explicado.

En cualquier caso, el G-20 apuesta por evitar gestos sorpresivos o excesivos para limitar una volatilidad en los flujos de capital dede las economías emergentes, el motivo por el que preocupa una subida de tipos de la Reserva Federal.

“Vamos a calibrar cuidadosamente y a comunicar claramente nuestras acciones, en particular contra los grandes movimientos monetarios de fondo y otras decisiones para minimizar las fugas negativas, mitigar la incertidumbre y fomentar la transparencia”, indica el G-20.

En cuanto a la situación de China y a las turbulencias financieras, el G-20 ha abordado la devaluación del yuan, una medida interpretada como un ajuste de los mercados y no como una estrategia para fomentar las exportaciones. “Muchos han apoyado las medidas adoptadas por China (…). Los ministros han sido muy tolerantes”, ha señalado el viceministro de Finanzas ruso, Sergei Storchak.

Europa Press