Política Sectores

El Gobierno prohíbe a la banca subir las comisiones de las tarjetas

El Ejecutivo prohibirá a las entidades financieras elevar las comisiones para compensar la decisión del Gobierno de limitar las tasas de intercambio aplicables a las operaciones comerciales liquidadas con tarjeta de crédito o débito.

Así lo explicó este viernes la vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde explicó el contenido del real decreto sobre el funcionamiento competitivo de los mercados con especial atención al comercio minorista, que se enviará al Congreso de los Diputados para su tramitación.

La número dos del Gobierno explicó que con esta norma se van a poner límites a las tasas de intercambio aplicables a las operaciones comerciales que se realicen con tarjeta de crédito o débito, es decir, lo que se puede cobrar al comerciante minorista por el uso que haga el cliente de su tarjeta.

En concreto, se reducirá la comisión al 0,2% del valor de la transacción con tarjeta de crédito y al 0,3% para las de débito. “No se podrá cobrar más que esos márgenes al comerciante cuando los clientes utilicen para el pago las tarjetas”, quiso dejar claro.

Además, la vicepresidenta de Gobierno señaló que “para que no haya ninguna duda se prohíbe expresamente en el decreto ley el incremento de las comisiones de las tarjetas para repercutir los gastos al ordenante”.

“Es decir, que no va a servir que se reduzcan las tasas de intercambio y se suban las comisiones al ordenante del pago; está terminantemente prohibido por el decreto ley”, reiteró.

Según explicó el Ministerio de Economía y Competitividad en un comunicad, la medida entrará en vigor el 1 de septiembre de este año.

Además, Economía detalla que en los pagos a débito se incluye una limitación adicional, una comisión máxima de 7 céntimos de euro, para evitar supuestos en los que el nuevo escenario pudiera generar comisiones mayores a las actuales.

Se establece un tratamiento singular para los pagos de pequeño importe, de hasta 20 euros, en los que las comisiones serán aún más bajas: 0,2% para crédito y 0,1% para débito.

En cuanto a la prohibición a la banca para subir comisiones, el departamento de Luis de Guindos señala que esta afecta tanto a la cuota de emisión de las tarjetas como a otros servicios bancarios que pudieran verse incrementados “indebidamente”.

Así, se garantiza la transparencia obligando a los medios de pago a proporcionar información relativa a las tasas de intercambio y descuento al Banco de España y se dará seguimiento adicional a la medida a través del Observatorio de Pagos con Tarjeta.

Además, se articula un mecanismo de control, a través de tipos infractores administrativos específicos y de sanciones (multas proporcionales que multiplican la cuantía de los beneficios derivados de la infracción) de acuerdo con lo previsto en la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de Entidades de Crédito.

Por otra parte, el mismo real decreto establece medidas de simplificación administrativa para la apertura, traslado y ampliación de los establecimientos comerciales, adaptando la Ley de Garantía de Unidad de Mercado.

Otra medida es la ampliación de las zonas de gran afluencia turística para aprovechar las sinergias procedentes de la relación entre el turismo y el comercio.

Además, en las actividades cinematográficas se sustituyen determinadas licencias y permisos por declaraciones responsables.

FUENTE: SERVIMEDIA