Nacional Política Sectores

El paro de personas discapacitadas aumenta hasta el 35% y alcanza su máximo nivel desde 2009

La tasa de paro entre las personas con discapacidad volvió a repuntar durante el año 2013, hasta situarse en el 35%, lo que supone 1,8 puntos más que en el ejercicio anterior, según datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con este nuevo incremento de la tasa de desempleo, el porcentaje alcanza su nivel más elevado desde el año 2009, que es cuando comienza la serie histórica del INE.

En estos cinco años, la tasa de paro de este colectivo ha aumentado más de 13 puntos, pasando del 21,7% en 2009 al 35% el pasado año. En paralelo, la tasa de ocupación se ha ido reduciendo estos años, hasta situarse en el 24,3%, dos décimas menos que en 2012 y cuatro puntos por debajo del nivel registrado al comienzo de la serie, en el año 2009.

Tanto el nivel de paro como el de ocupación muestran registros mucho más negativos para las personas con discapacidad que para el resto de la sociedad. En concreto, la tasa de desempleo es superior en nueve puntos en este colectivo, mientras que la de ocupación es menos de la mitad (24,3% frente al 57,1% del resto de personas).

Asimismo, algo más de una cuarta parte de los ocupados con discapacidad, el 26,6%, tenía algún tipo de bonificación en las cotizaciones a la Seguridad Social, y el mismo porcentaje utiliza el contrato específico para este colectivo.

No obstante, la mayor diferencia entre un colectivo y otro se da en la tasa de actividad, es decir, en el porcentaje de personas que trabajan o que buscan activamente un empleo.

En el caso de las personas con discapacidad, el nivel de actividad es del 37,4%, con un repunte de siete décimas respecto al año 2012. Por su parte, en el resto de ciudadanos el porcentaje de población activa es del 77,2%, manteniendo el mismo nivel que en 2012.

POR SEXO

En cuanto a las diferencias por género, tanto la tasa de actividad como de ocupación de las mujeres con discapacidad es inferior a la de los hombres, mientras que la de desempleo es superior.

Así, el 34,3% de las mujeres con discapacidad están activas (39,9% entre los hombres), de las que el 35,3% está en paro (34,9% en el caso masculino). Por su parte, el 22,2% de las mujeres con discapacidad tiene un empleo, frente al 26% de los hombres.

Por su parte, las personas con discapacidad con una tasa de paro más baja en el año 2013 fueron aquellas con entre 45 y 64 años (12,9%), seguidas por las que tienen entre 25 y 44 años (17,4%). Por el contrario, los más jóvenes, con edades entre 16 y 24 años, tienen el desempleo más alto, con un 37,6%.

Por otro lado, la tasa de actividad del colectivo disminuye a medida que aumenta el grado de discapacidad. Así, el porcentaje de activos entre los que tienen una discapacidad de entre el 33% y el 44% es del 54,8%, frente al 40% de los que tienen entre un 45% y un 64%, el 20,4% de los que tienen entre un 65% y un 74%, y el 14,1% de los que superan el 75%.

Por tipo de discapacidad, la tasa de actividad más alta se da entre los que tienen discapacidades auditivas (59,5%), seguidos por los que tienen afectado el sistema digestivo, metabólico o endocrino (45,5%); el sistema visual (44,2%); el sistema osteoarticular (42,8%) y el cardiovascular (32,1%).

Por el contrario, las tasas de actividad más bajas las sufren los colectivos con discapacidad mental (31,2%), del sistema neuromuscular (29,7%) e intelectual (27,5%).

La estadística del INE muestra también que el 57% de las personas con discapacidad percibe una prestación o subsidio del sistema público, de las que el 21,7% estaban activas. Por su parte, en el conjunto de la sociedad el porcentaje de perceptores de prestaciones o subsidios es del 11%.

Asimismo, el 17,4% de las personas con discapacidad (248.500) tenían también reconocida la oficialmente la situación de dependencia. De éstas, el 6,9% permanecieron laboralmente activas.