Nacional Política Sectores

El presidente de Jazztel apunta que el discurso de Pablo Iglesias “suena exactamente igual” al de Fidel Castro en 1959

El presidente y principal accionista de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, afirma que el discurso del líder de Podemos, Pablo Iglesias, “suena exactamente igual” al del expresidente cubano Fidel Castro en 1959.

“Lo que dice este individuo (en alusión al político español) suena exactamente igual que lo que salía de la boca de Fidel Castro en 1959”, asegura el empresario cubano en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la presentación de su libro ‘Apunta a las estrellas y llegarás a la luna’.

El máximo accionista de Jazztel aprecia en el discurso de Iglesias, al igual que en el de Castro hace más de medio siglo, constantes alusiones sobre “si el rico no se qué, el rico no se cuánto”. “Una persona que quiere presidir un país debe unir a todo el mundo y tratar de conseguir que, el que no tiene, tenga la oportunidad de poder levantar cabeza. Pero no se puede expropiar propiedades. Eso lo hacen los comunistas”, asevera.

Fernández Pujals dejó claro que Fidel reveló “que era comunista cuando ya tenía la sartén agarrada por el mango, no lo dijo en el 59”.

Para el empresario, el resurgir de Podemos en España se debe a los casos de corrupción que salpican en los últimos años el panorama político del país. “Puede que metan la pata, igual que en Cuba metieron la pata porque el cubano quería quitarse de arriba una dictadura (la de Fulgencio Batista). Llega Fidel Castro mintiendo por cada orificio de su cuerpo y, ya después, dice que es marxista-leninista”, apostilla.

“Éste (Pablo Iglesias) está diciendo que desea modificar su postura y comportamiento hasta conseguir el poder. Está diciendo lo mismo que Fidel Castro”, reitera el empresario, quien advierte de que si Podemos gana las elecciones, la sociedad española “tiene una garrapata ahí que no te la quitas ni echándole alcohol”.

El empresario ha manifestado que siente “tristeza” ante la situación política actual de España, bromeando al asegurar que “ser ladrón debe ser una profesión. Un ejecutivo o un político deben ser éticos”. “La palabra que siento es tristeza de que existiera durante tanto tiempo tanta corrupción en tantos lugares. Parecía que debajo de cada alfombra que levantases ibas a encontrar un corrupto”, lamenta.

DESCARTA EMBARCARSE EN NUEVAS AVENTURAS EMPRESARIALES

Tras la cuantiosas plusvalías recogidas con la venta de Telepizza y, con Jazztel, en caso de cerrarse la oferta de compra de Orange, Fernández Pujals descarta embarcarse en una nueva aventura empresarial en España. “Siento que mi etapa como catalizador ha terminado, ahora estoy volcado en otra fase”, confiesa.

“Si me meto en algo nuevo no seré yo, serán mis hijos. Estoy en la etapa de formar a mi descendencia. Siento que si yo sigo haciendo, le resto a mi descendencia”, revela.

Así, de cara al futuro, el empresario está focalizado en transmitir el conocimiento adquirido en estos años tanto a sus hijos, como a otros jóvenes a través de una cátedra que muestre lo que él ha aprendido a las generaciones venideras. “Aquello a lo que atribuyo mi éxito no se enseña en una escuela”, enfatiza.

“NADA DE PELOTAZOS, BUENA GESTIÓN EMPRESARIAL”

Fernández Pujals, que considera inapropiado emplear el término “pelotazo” para referirse al éxito cosechado tanto en Telepizza como en Jazztel, explica que, si en el caso de las pizzas “el secreto estaba en la masa”, a la hora de colocar dos empresas en el ‘top’ de las cotizadas, el Ibex35, la perseverancia, tener los objetivos claros y poner el énfasis en las ventas son ingredientes imprescindibles.

Para el empresario, vender debería ser “materia de estudio” en todas las escuelas. “La posición de vendedor se percibe como de escaso nivel y se le ha restado la importancia que tiene. Si tienes el producto correcto en el momento correcto, bendito sea”, sentencia.

Fernández Pujals hace hincapié además en la falta de preparación para “ser jefe”. “No se enseña a ser jefe”, indica el empresario, quién afirma para ser un buen directivo hay “que mancharse las manos”, recordando que, en su etapa en Telepizza, trabajó durante semanas en las tiendas y, ya en Jazztel, ha aportado sugerencias a los call center de cómo vender.

“Toda la estructura debe estar volcada en ayudar a los empleados que más próximos están a los clientes para que este esté siempre satisfecho”, explica.

 

EUROPA PRESS