Sectores

La expectativa de un pensión baja retrasa la jubilación de los autónomos

Los trabajadores autónomos han ido retrasando su edad de jubilación durante los años de crisis económica al percibir que la recesión iba a prolongarse y ante la expectativa de que les quedara una pensión baja.

Según ha explicado a Efe el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reyna, después de 2010 se fortaleció la continuidad de los trabajadores por cuenta propia en el mercado laboral más allá de los 65 años, debido principalmente a una pensión media muy baja en términos generales.

“Los autónomos evitaron retirarse porque necesitaban más ingresos y alargaron su presencia en el mercado laboral hasta los 70 años”, ha señalado Reyna.

De acuerdo con los datos de la Seguridad Social, en los primeros años de crisis aumentó con fuerza el número de autónomos que se retiraba a partir de los 65 años, de forma que a los 240.380 jubilados de entre 65 y 69 años que había en 2008 se sumaron 14.837 en 2009 y 16.125 en 2010.

A partir de este año las cifras de nuevos jubilados se fueron ralentizando, hasta caer a 7.161 en 2014.

En opinión del presidente de la federación nacional de autónomos ATA, Lorenzo Amor, los datos muestran que al comienzo de la crisis los autónomos tenían una percepción negativa acerca de si podrían continuar viviendo de su trabajo, por lo que, en cuanto pudieron, se acogieron a la jubilación.

Esta situación cambió a partir de 2011, con un retraso del acceso a la jubilación por parte de los autónomos, que Amor cree que tiene mucho que ver con la posibilidad que se abrió de seguir trabajando y de forma simultánea cobrar parte de la pensión.

“En este punto ha influido claramente la compatibilización del trabajo con el cobro de la pensión por parte de los autónomos, una medida que se puso en marcha en 2013, y de la que 2 de cada 3 beneficiarios son trabajadores por cuenta propia”, ha asegurado a Efe.

Por su parte Reyna ha hecho hincapié en que son mayoritariamente los autónomos los que protagonizan las jubilaciones más allá de los 65 años, “porque en el régimen general apenas se dan”.

En 2014, último año completo del que se tienen datos, los autónomos jubilados con menos de 65 años eran 36.288, es decir, el 2,9 % del total que cobraba una pensión, que de media alcanzaba los 678,61 euros al mes.

Esto significa también que la mayor parte de los autónomos jubilados tenía 65 o más años, con un total de 1.220.689 pensionistas, de los que 306.665 tenían entre 65 y 69 años; 275.661, entre 70 y 74 años; 218.163, entre 75 y 79 años; 191.999, entre 80 y 84 años; y 228.201, más de 85 años.

Por otra parte, Amor ha subrayado que en paralelo al aumento de la edad media de jubilación de los autónomos se ha producido un incremento en la cuantía de la pensión media, ya que entre 2008 y 2014 el número de autónomos con pensión de jubilación ha aumentado el 8,4 %, mientras que la pensión media ha crecido el 22,2 %, casi el triple.

Esto se debe a que ha aumentado el número de autónomos que ha incrementado su base de cotización, intentando asegurarse así una futura pensión algo mayor.

No obstante, este incremento es bastante lento aún ya que el 83 % de los autónomos cotiza en la actualidad por la base mínima, ha indicado Amor.

EFECOM