Sectores

La reforma laboral evitó la destrucción de 1,5 millones de empleos

Pese a sus efectos deflacionistas, la reforma laboral y el pacto de moderación salarial de sindicatos y empresarios han evitado la destrucción de millón y medio de puestos de trabajo y que, por lo tanto, la tasa de paro repuntase seis puntos.

Son datos sacados del informe ‘Los efectos de la flexibilidad salarial sobre el crecimiento y el empleo’ elaborado por BBVA Research.

Y es que esta reforma ha tenido una repercusión muy positiva en la producción y el trabajo, de forma que si se hubiese aplicado en el inicio de la recesión se hubiera evitado una parte “significativa” de la caída del PIB y del empleo, señala el informe. A ello añade que este mercado laboral menos rígido ha tenido efectos “estadísticamente significativos y económicamente relevantes”.

En concreto, el informe señala que si las exigencias salariales observadas entre 2010 y 2011 hubiesen continuado a partir de 2012 se habrían perdido 910.000 empleos adicionales, lo que llevaría a un repunte del 5,1 por ciento en la tasa de paro. Además, BBVA calcula que si las demandas salariales se hubieran ajustado desde el inicio de la crisis se habría evitado la destrucción de dos millones de empleo a largo plazo y la tasa de paro estaría ahora en el 12,9 por ciento, ocho puntos por debajo de la actual.

Sin embargo, todas las reformas laborales adoptadas a partir de 2012 no han logrado reparar todas las deficiencias del mercado de trabajo español, por lo que se precisan “nuevas actuaciones” ante los elevados niveles de paro y temporalidad.

De este modo, aboga por reformar el sistema de la contratación para incentivar el empleo indefinido y reducir “la temporalidad” de forma drástica; avanzar en la moderación de la negociación colectiva; avanzar en la modernización de la negociación colectiva; fortalecer los servicios públicos de empleo y estrechar su colaboración con el sector privado y vincular las políticas activas con las pasivas.