Sectores

Los contratos precarios tumban la recaudación por cotizaciones sociales

Durante los dos primeros meses del año los ingresos por IRPF cayeron un 8,4 por ciento interanual

Si 2015 cerraba una recaudación del 48 por ciento inferior a la esperada en el apartado de cotizaciones sociales, los dos primeros meses de año acentúan la caída en picado. En enero y febrero el Estado ingresó 9.458.031 millones de euros netos en concepto de IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas), lo que representa un -8,4 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior cuando a estas alturas se habían recaudado 863,55 millones de euros más (10.321,58).

Esta marcha atrás, que se extrae del informe mensual de Ejecución Presupuestaria correspondiente al mes de febrero, es un síntoma más de un mercado laboral marcado por la temporalidad. Durante el segundo mes del año los contratos temporales registraron un incremento del 6,59 por ciento alcanzando el 1.358.155 frente a los 139.364 indefinidos (+10,17 por ciento) de indefinidos.

Asimismo, cabe destacar, que durante el pasado ejercicio el 27,7 por ciento de los contratos (4,59 millones) se firmaron con una duración inferior a 7 días y casi el 23 por ciento (4,14 millones) por un periodo de entre una semana y tres meses.

Más devoluciones en sociedades 

Otro de los datos que destaca en el informe es el incremento del 1,8 por ciento del negativo en el apartado de Impuestos de Sociedades (IS), que con casi 78.200 millones de euros más en devoluciones netas registró salidas por valor de -4.125 millones.

Cae también la recaudación por el Impuesto sobre Patrimonio un -42,8 por ciento, rebajando el absoluto desde los 3.200 hasta los 1.830 millones de euros. Volumen que es compensado por las entradas de 295.147 millones de euros del Impuesto sobre la Renta de No Residentes, que creció un 35,7 por ciento, que se habría visto favorecido por los incentivos del Gobierno a la inversión.

Así el capítulo de ingresos procedentes de impuestos directos y cotizaciones sociales se contrajo un -12,2 por ciento interanual en tan sólo dos meses, lo que respalda la tesis sobre ralentización de la economía española a la que apuntaba el Banco de España el pasado viernes cuando revisó una décima a la baja las previsiones de crecimiento del país hasta el 2,7 por ciento.

Frenazo en el IVA

En el capítulo de impuestos indirectos, entre los que más notan los efectos del frenazo económico motivado, en parte, por la incertidumbre política, en parte por la coyuntura de la economía mundial, se encuentran el IVA y los impuestos especiales. El Impuesto sobre el Valor Añadido aportó a la caja de Hacienda 9.246,3 millones de euros, rebajando el montante interanual en -0,4 décimas.

La recaudación por impuestos especiales se contrajo un -0,9 por ciento, o lo que es lo mismo, más de 9.100 millones menos, y registró un neto de 1.051.753 millones de euros. En este sentido habrían pesado los 150.458 millones de euros menos en impuestos justificados por la caída del precio de crudo, así como los 135.716 millones que se dejaron de ingresar (-27 por ciento) por las labores del tabaco.