Empresas

Meliá registró unas pérdidas de 73,2 millones en 2013 por el impacto de sus bonos

Meliá Hotels International registró unas pérdidas de 73,2 millones en 2013, frente a los 37,3 millones de beneficio del año anterior, por las menores plusvalías generadas por la venta de activos y el impacto negativo de su emisión de bonos convertibles valorado en 76 millones. Según informó la cadena hotelera este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía provisionó también 30 millones de euros en previsión de la salida del grupo de Puerto Rico al tratarse de un mercado “no estratégico para la cadena”.

El impacto negativo en 2013 de la opción de pago en efecto se transformará en “positivo” para 2014, aseguró Meliá, ya que el bono convertible que vence a final de año podrá abonarse en acciones, en parte procedentes de la autocartera, y en parte de una ampliación de capital. Esto redundará en una “importante reducción” de la deuda, a lo que contribuirá la mejora del negocio y la política de rotación de activos no estratégicos, apuntó.

Meliá ingresó 1.352 millones de euros el pasado año, y generó un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 241,7 millones, al tiempo que mejoró en un 5,2% el ingreso medio por habitación (RevPar) a nivel global.

En cualquier caso, el vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, destacó que “la mejor noticia del ejercicio fue la positiva evolución del negocio hotelero, en un año histórico en que incorporamos 28 hoteles, mientras reestructurábamos la deuda de la compañía y nos preparábamos para un crecimiento internacional aún más intenso en los próximos años”.

En este sentido, “el impacto contable y sin afectación a caja de la valoración a mercado del bono convertible, opción ya suprimida, no debe desvirtuar la imagen fiel del negocio recurrente de Meliá”. En cuanto a las previsiones, Meliá abrirá 58 hoteles entre 2014 y 2015, y continuará con su expansión con un “foco especial” en las alianzas estratégicas con grandes grupos inmobiliarios.

Además, la compañía señaló que el mercado español, que representa solo el 20% de las estancias de Meliá, podría confirmar este año “la estabilización ya iniciada a finales de 2013”.

SERVIMEDIA