Noticias

Negociación imposible: Rajoy no ve margen para entenderse con Mas

Rajoy respondió así a una pregunta del senador del PSOE José Montilla en la sesión de control sobre qué iniciativas plantea el Gobierno para dialogar con la Generalitat. Ésta vino precedida de otra del de CiU Josep Lluis Cleries i González que también interpeló al presidente qué le propone España a Cataluña. Ambos intercambios dialécticos se desarrollaron de una manera muy similar.

Cleries puso el acento en el mayor esfuerzo de austeridad que a su juicio han tenido que hacer las comunidades autónomas y en particular Cataluña, añadió que hoy los catalanes quieren "decidir su futuro desde el diálogo", y preguntó qué les propone España.

En su respuesta inicial, Rajoy enumeró todos los aspectos en los que hay coincidencia, que en su opinión son los más importantes: la necesidad de reactivar la economía y el empleo y mantener el Estado del Bienestar. Y rogó a su interlocutor que, en la relación entre España y Cataluña, "viese los aspectos positivos, que son infinitamente más que los negativos", al haber garantizado la prosperidad a los catalanes y la entrada en la UE.

El senador de CiU reconoció los puntos de acuerdo, pero advirtió que para el Gobierno catalán el derecho a decidir va intrínsecamente ligado a la reactivación económica y la mejora del bienestar, y que no hay nada más democrático que ese derecho, avalado por los resultados electorales en Cataluña. Además, remarcó que "el diálogo no es renuncia, es escucharse", y que no es cuestión de legalidad, sino de voluntad política.

El presidente del Gobierno insistió en no poner el énfasis en las discrepancias y afirmó que con el derecho de autodeterminación no está de acuerdo. "No concibo a Cataluña sin España ni a España sin Cataluña. No quiero privar a los catalanes de su condición de españoles ni de su pertenencia a la UE".

Además, recordó que la Constitución tiene previstos instrumentos para su reforma e instó a los nacionalistas catalanes a plantearla en las Cortes, porque a él no se le puede instar a hacer una cosa que compete sólo al poder legislativo.

En su pregunta, Montilla introdujo el matiz de que para trabar un diálogo es necesario que las dos partes lo quieran, pero preguntó también a Rajoy cuáles son sus iniciativas al respecto.

El presidente, que insistió en las emprendidas para ayudar a la financiación de Cataluña, afirmó que "una cosa es dialogar e intentar llegar a entendimientos y otra que te planteen 'O lo tomas o lo dejas, y si no haré lo que crea conveniente". Para dialogar, dijo, "se requiere cesión por ambas partes y yo no he visto posiblidad alguna de que podamos llegar a un entendimiento".

Montilla, que declaró sentirse catalán pero también español y se definió como catalanista, advirtió en su segundo turno de que la desafección en Cataluña va creciendo y que un día no será reversible, pero que todavía "estamos a tiempo" si el Gobierno trabaja por la concordia.

Rajoy reiteró que está dispuesto a hablar del modelo de financiación autonómica e incluso admitió que la Constitución se puede cambiar, pero que para ello hay que ser prudentes y saber los objetivos, que él no tiene claro que sean los mismos para todos, ni siquiera dentro de los socialistas.