Noticias

El P. Vasco se opone a los ajustes pero "cumplirá la ley"

 Andrés Araujo, viceconsejero de Economía del País Vasco, reconoce que el Gobierno autonómico va a recurrir al Tribunal Constitucional las medidas en materia sanitaria y educativa pero, advierte de que eso no significa que "no vaya a cumplir la ley". Considera que los ajustes planteados por el Ejecutivo vulneran “la capacidad de autogobierno del País Vasco” además de no ser positivo para España ni para la autonomía.

Defiende la gestión de la crisis del País Vasco porque a su juicio, “tiene un gran capital humano” de ahí la necesidad de defender la inversión en Educación. “Reducir en educación nos resolverá un problema presupuestario, pero tendremos un problema en el futuro de competitividad y cultura”.

Respecto a las reformas en Sanidad, a Araujo, las cuentas no le salen porque “recogen tan sólo un 10% de ahorro mientras se dispara la vulneración de derechos y aumentan las  complejidades en gestión”.  Para Araujo abandonar el sistema basado en la cobertura universal, tiene implicaciones muy importantes y no están dispuestos a ello.

Explica que el País Vasco ha terminado el ejercicio 2011 con un déficit público del 2,5% del PIB y confía rebajarlo por debajo del 1,5% mediante medidas basadas en ingresos y gastos, que pasan por gravar sobre el impuesto de patrimonio y sobre impuestos especiales, además de recortar en gastos (como subvenciones, renta de garantía de ingresos y una mayor lucha contra el fraude). Araujo estima que además, se reactivará el empleo. Con todo ello asegura que “se llegará al 1,5% del PIB”.

La próxima semana tiene lugar el Consejo de Política Fiscal y Financiera y  Andrés Araujo, viceconsejero de Economía del País Vasco, no se muestra seguro de que alguna autonomía pueda ser intervenida, aunque su deseo es que finalmente no sea así. Las dudas no le asaltan respecto a su comunidad autónoma. "Seguro que el País Vasco no será intervenido porque tiene su plan económico financiero de reequilibrio aprobado”.

A pesar de todo, reconoce que las autonomías están en el punto de mira y cuentan con competencias de gasto  más rígidas. Por ello entiende las medidas tomadas por el Gobierno Central, aunque destaca que las comunidades están trabajando para cumplir con el objetivo de déficit.

El viceconsejero de Economía del País Vasco, acoge de forma positiva la flexibilización de los objetivos del déficit para el 2013 y las políticas de crecimiento que se pondrán en marcha desde Bruselas.  Considera que vamos en la senda correcta y que el Ejecutivo todavía está a tiempo de rectificar y no centrar su política en la vía de los recortes.  A su juicio el menor crecimiento que se espera tener en el año 2012 se debe al “tremendo ajuste del Ejecutivo”. “Se está quitando déficit estructural, pero también déficit cíclico que nos lleva a una espiral de decrecimiento y una mayor desconfianza por parte de los mercados”, ha advertido.

En este sentido considera que las elecciones en Grecia, han evidenciado el riesgo que corre Europa de desmembrarse, “lejos de mantenerse unida, cabe la posibilidad de una ruptura de la Unión Económica”, ha concluido.