La agonía de Sacyr y las tres entidades acreedoras (II)

 

La enorme deuda de casi 5.000 millones de euros sigue profundizando las ojeras del nuevo presidente de Sacyr. Manuel Manrique sigue, a la desesperada, inmerso en una interminable ronda de negociaciones con sus acreedores que no están dispuestos a alargar, ni un minuto, el plazo de liquidación de los pagos, el próximo 21 de diciembre.

No sólo se le complican los planes a Sacyr, también a Antonio Brufau que continúa a la desesperada buscando comprador de la mitad de las acciones que el grupo constructor mantiene en su compañía. Antonio Brufau no deja de ofrecer a unos y otros el 10% de títulos en cuestión, es más, según ha podido averiguar Diario Financiero, el propio Brufau le ha ofrecido una cuarta parte del paquete de acciones en posesión de Sacyr, a la brasileña Petrobrás (aliada de Brufau) y a Ecopetrol (su nueva socia en Colombia).

Los acreedores, tres frentes abiertos

Sin embargo, y a pesar de ese proceso de venta, todo apunta a que el grupo no podrá saldar de ninguna manera su deuda, fuentes afirman a Diario Financiero, que dentro de las entidades acreedoras hay tres bloques enfrentados entre sí:

Citibank: la firma estadounidense se posicionó, inicialmente en contra de la refinanciación de Sacyr cuando Luis del Rivero era todavía presidente del grupo. Sin embargo, y ya con Manrique como presidente, Citibank cambió de bando y ahora es el único que se muestra a favor de – al menos – dar mas tiempo a Sacyr.

Banco Santader: la entidad que preside Emilio Botín es el caso opuesto al de Citibank, el banco español era favorable a renegociar la deuda con la constructora cuando Del Rivero estaba al frente, es decir, Santander veía en la alianza Pemex – Sacyr el respaldo suficiente de los mexicanos a las cuentas de la compañía española. Sin embargo los continuos bandazos del grupo – hoy presidido por Manrique – han provocado la mirada del recelo del banco español hacia Sacyr, que ya no cuenta con su 'visto bueno'.

Bancos portugueses: son la gran incógnita debido a que se han mostrado indecisos desde el principio.

Sin embargo, y en el hipotético caso de que la venta se consiga cerrar, Sacyr perdería un 20% por cada acción, es decir las acciones están un 20% por debajo del valor que pagó, o lo que es lo mismo perdería entre 350 y 400 millones de euros, una cifra que habría que sumar a los casi 5.000 millones que adeuda el grupo.

Todo esto puede provocar que Sacyr sucumba ante el enorme volumen de su deuda y se declare en default incapaz de hacer frente a sus pagos.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies