Noticias

¡Qué hay de lo mío!

Qué hay de lo mío. Qué hay de los 5.800 millones que tienes que recaudar para que podamos poner en marcha el rescate. Y éste le dirá que todo depende. ¿De qué depende? De las negociaciones que se mantienen contra reloj en Nicosia y en Moscú. Las de la isla intentan encontrar dinero dentro de la Isla, pero las de la capital rusa buscan implicar al Kremlin en el rescate a cambio de seducirle con las reservas de gas que hay en la Isla. Suculenta oferta, a la que es complicado negarse, desde luego. Así que, cuando le pregunten, Anastasiadis dirá a la troika que para saber qué hay de lo suyo tendrán que esperar, aunque es muy posible que hoy conozcamos los planes que tiene el Gobierno.

 

¡Qué hay de lo mío! Es lo que le van a decir en Madrid esta tarde a Cristóbal Montoro las Comunidades. Se reúnen las Autonomías con el Ministro de Hacienda para hablar de dineros. Le dirán, una vez más, que necesitan más tiempo para cumplir con el déficit, y Montoro –en su línea de hombre duro del Gobierno- dirá que NO. Que no hay marcha atrás y que de rebajar los objetivos de austeridad, Nein. Pero como los Gobierno regionales son insistentes, cuantos más nos del Ministro reciban, más insistirán ellos. Bueno, pues si no se puede tocar el objetivo de déficit, al menos Cristóbal, danos algo más de dinero. Y éste volvera a decirles que NO. Que eso no toca hasta el año que viene, pero que por si acaso, está preparando ya una tasa NO RECAUDATORIA, sobre los depósitos para las Comunidades.

Pero no crean que aún hay más. ¡Qué hay de lo mío! También se lo van a preguntar al FROB los bancos nacionalizados. Bankia, Catalunyacaixa, Novacaixagalicia, querrán saber qué va a ser de su futuro. Sobre todo después de que hayamos conocido que se está estudiando una fusión fría sobre ellos. Vamos, que no los van a juntar orgánicamente ni jurídicamente, pero que van a buscar un plan de actuación conjunto para que trabajen bajo un mismo paragüas. Vamos, que de nuevo, lo que importa aquí es el tamaño. Y mientras todo el mundo se pregunta qué hay de lo suyo, nadie da respuesta a las preguntas más importante que tenemos encima de la mesa. Qué hay de lo de los 6 millones de parados, y qué hay de lo de ese 26% de la sociedad española que vive ya en situación de pobreza y exclusión social. Porque esos, pese a quien le pese, son los únicos que ahora mismo tienen derecho a preguntar, y con razón, ¡Qué hay de lo mío!