La ministra Filipetti

Doña Aurélie Filipetti, que así se llama la mentecata, y a la que se le presuponen valores republicanos, laicos y franceses, ya me entienden ustedes, dice que la culpa de la crisis de la cultura es de Amazon. Eso y salirse del tiesto son la misma cosa, señora mía. Y como aquí no tengo tiempo ni usted me va a escuchar, no sé si tratar de explicárselo. Pero si esto es lo mejor que tiene usted como receta para la cultura, es mejor que se marche. No mañana, no: hoy, esta misma mañana a ser posible.

El fundador de Amazon, Jeff Brezos, todavía tiene agujetas de la carcajada que le debió entrar anoche. O sea que él solito tiene la culpa de que toda la cultura francesa esté de rodillas en el suelo. Como la española, añadirán de aquí a nada los ministros españoles, o los aspirantes a serlo, que son casi tan inteligentes como la señora Filipetti. A ver, señora mía, y funcionarios mayores del Reino: la cultura está más viva que nunca, entérense. Es la industria cultural, tan del pasado como su caduco sistema político, la que hace aguas. Pónganse proteccionistas si quieren. La Historia, y la razón, soplan en otra dirección. Y ustedes lo habrán de ver.

Entrevistas

Crónica de bolsa

Lo más leído

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies