Noticias

Los retos de Francisco I

Francisco será su nombre, que da muestras de la personalidad con la que va a arrancar su Pontificado. No olvidemos que Francisco de Asís es uno de los grandes santos que regenera la Iglesia en un momento de dificultad, y que además estuvo siempre muy cerca de los más necesitados, algo que también se ajusta al carácter del Cardenal Bergoglio, que ha desarrollado –también- una auténtica misión de cercanía y evangelización con  aquellos que más ayuda requieren en su país natal, en Argentina.

Un Papa Latinoamericano que tendrá ahora la misión de continuar con el proceso evangelizador de la Iglesia, al tiempo que hará frente al vuelco demográfico del catolicismo. Si en 1910 -6 de cada 10 católicos vivían en Europa- ahora sólo lo hacen 2 de cada 10, mientras que en Latinoamérica residen hoy el 40%. Eso sin tener en cuenta el auge que está viviendo en el continente africano. Ahora bien, tendrá que afrontar también la disminución en el número de fieles,  el distanciamiento de la Iglesia en los últimos años, la reforma de la curia romana, el escándalo de Vatileaks, la escasez de vocaciones, las relaciones con el  Islam y las negociaciones con los lefebvrianos, entre otras muchas otras de carácter moral y espiritual.

Pero el nuevo Papa Francisco, el primer Jesuita en la historia de la Iglesia, no tendrá que velar sólo por la transmisión de la Fé. También estará al frente de la corporación más antigua del mundo con más de 2.000 años de  historia. Así que tendrá que hacer frente también a la parte de “Consejero Delegado” que le corresponde, y que no es precisamente fácil.

La de gestionar las finanzas de la Iglesia, y la de poner orden en el Instituto para las Obras de Relgión. El popularmente conocido como el Banco Vaticano,  ahora bajo la lupa de instancias judiciales por presunta vulneración de las normas contra el blanqueo de capitales. Y que es la única institución que está bajo supervisión directa del Santo Padre, y que es supervisada por la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede.