Basf España facturó 1.078 millones en 2020 (-15%) por la caída de volúmenes y precios de venta

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El grupo químico Basf registró una facturación de 1.078 millones de euros en 2020 en España, lo que supone un 15% respecto al año anterior, por la caída de volúmenes (-11%) y los precios de venta (-4%).

En rueda de prensa este martes para presentar los resultados, el director general de Basf Española, Carles Navarro, ha explicado que 2020 ha sido un año “enormemente desafiante” y que para 2021 son moderadamente optimistas, un ejercicio en el que prevén volver a la senda del crecimiento.

“La pandemia ha reivindicado el papel esencial de nuestra industria, la industria química ha reaccionado adaptándose para fabricar productos para combatir la pandemia”, ha explicado, y ha dicho que también ha servido para mantener cadenas de valor de otras industrias, como la de la alimentación y el ‘packaging’.

La compañía prevé invertir 59,5 millones de euros en 2021, frente a los 56 millones de 2020 y los 57 millones de euros de 2019, y multiplicará por 2,5 la plantilla en su centro de operaciones digitales de Madrid.

“El compromiso con España es fuerte y grande, vamos a seguir aumentando nuestra inversión en el país”, ha señalado Navarro, y ha dicho que 2021 será el año en que el grupo dejará las mayores inversiones hasta la fecha.

La planta de propileno que tiene la compañía en La Canonja (Tarragona) realizará una parada técnica en octubre de este año que durará varias semanas para someterla a tareas de mantenimiento y ampliación de capacidad.

Sobre el ERE de 630 personas planteado por la dirección de Ford Almussafes, Navarro ha sostenido que es uno de sus clientes principales en España y que los equipos de Basf que trabajan en la zona de pintados de la planta tendrán algún tipo de afectación por las medidas que tomarán desde Ford.

Sobre el papel de Basf en el Valle del Hidrógeno Verde del complejo químico de Tarragona, Navarro ha dicho que se ha adherido a este proyecto liderado por la URV y que son consumidores de energía y grandes desarrolladores de tecnología.

“Estamos desarrollando una metodología para a partir de gas natural producir carbón e hidrógeno sin generación de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y con un consumo de energía muy por debajo del que está asociado al hidrógeno verde, que proviene de la electrólisis. Por tanto, somos proveedores de tecnología potenciales de esta gran iniciativa”, ha asegurado.