El Tesoro emite el jueves deuda a largo plazo con unos intereses en mínimos históricos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Tesoro Público emitirá este jueves un bono del Estado indexado a la inflación a 5 años y obligaciones a 20 años, con lo que dará inicio a las subastas del mes de noviembre, después de haber reducido en 15.000 millones de euros las emisiones previstas para el actual ejercicio por la crisis del Covid-19 pero con unos intereses en mínimos históricos.

El organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital regresará a los mercados tras haber vuelto a revisar, por segunda vez, su programa de emisiones para el año 2020 como consecuencia de la pandemia.

La emisión se producirá también después de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 por el Consejo de Ministros y su envío al Congreso, en donde se inicia la tramitación parlamentaria, y que recogen una previsión de emisión bruta récord en 2021.

En concreto, el Tesoro ofrecerá el jueves un bono del Estado indexado a la inflación a 5 años, con cupón del 0,15%, y obligaciones del Estado a 20 años, con cupón del 1,20%. En el primer caso la referencia es el tipo de interés marginal del -0,546%% registrado en la subasta del pasado 4 de junio.

En cuanto al bono a 20 años, el Tesoro realizó el pasado 9 de junio su primera emisión sindicada de un bono a 20 años por importe de 12.000 millones de euros, con una demanda que superó los 78.300 millones de euros, con una rentabilidad del 1,251%.

Así, el Tesoro continúa avanzando en la consecución de su programa de financiación, revisado en mayo al alza como consecuencia de las mayores necesidades por la crisis del Covid-19, pero que se ha variado de nuevo para reducirse en 15.000 millones.

Tras la subasta del jueves, el calendario de emisiones de noviembre contempla otra operación de letras a 6 y 12 meses el martes día ), otra de bonos y obligaciones el jueves día 19, y una última de letras a 3 y 9 meses el martes 16.

INTERESES DE LA DEUDA EN MÍNIMOS

En cuanto a las mayores necesidades de financiación que tendrá España el próximo año, con un déficit previsto del 7,7% del PIB, la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, indicó el pasado jueves en los Desayunos de Europa Press que esperan que los intereses de la deuda sigan siendo “muy bajos”, dada la política monetaria expansiva.

Así, apuntó que los inversores siguen confiando en la economía española a tenor de todas las subastas que celebra el Tesoro, lo que ha permitido una reducción “a mínimos históricos” de los intereses de la deuda en emisión hasta el 0,23%, con lo que el coste medio de la deuda en circulación ha bajado hasta el 1,9%, al tiempo que ha aumentado el periodo de maduración de los títulos hasta los 7,75 años.

REDUCE EN 15.000 MILLONES LAS EMISIONES

El Tesoro revisó en mayo su programa anual de financiación y elevó en 100.000 millones las emisiones previstas en 2020 para hacer frente a las necesidades adicionales de financiación como consecuencia de la crisis.

Ahora ha decidido reducir en 15.000 millones la financiación prevista para este año, con lo que las emisiones netas quedan en 115.000 millones y las brutas en 282.137 millones. Tras esta reducción, las necesidades de financiación bruta hasta final de año pasan de los 47.000 millones a los 32.000 millones.

De esta cantidad, el organismo prevé que aproximadamente 10.000 millones se cubran con el nuevo instrumento europeo de ayuda al desempleo SURE en 2020, una vez que la Comisión Europea ha anunciado el comienzo de su programa de emisión.

Estos fondos se destinarán a atender los gastos de los distintos programas puestos en marcha para reducir el impacto sobre el empleo del Covid-19. El resto de fondos asignados a España, hasta completar los 21.325 millones aprobados, se recibirá en 2021.

Al cubrirse esos 10.000 millones de euros con el SURE, el Tesoro solo precisará de una captación de 22.000 millones de euros en el mercado de capitales, por lo que no se prevén más emisiones sindicadas en 2020.

En detalle, de los 282.137 millones de euros de emisión bruta prevista para 2020, 188.469 millones de euros prevé financiarlos mediante deuda a medio y largo plazo y 93.668 con letras. De su lado, la emisión neta de 115.000 millones de euros prevé obtenerla con 103.500 millones en bonos y obligaciones y los restantes 11.500 millones mediante la emisión de letras.

Con un coste de la deuda en mínimos históricos, la vicepresidenta tercera de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, cifró entre 2.000 y 2.800 millones de euros el ahorro que España podría conseguir en el coste de la deuda gracias al SURE, entre otros factores.

EMISIÓN BRUTA RÉCORD EN 2021

según las proyecciones del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021, que prevé también la emisión bruta por parte del Tesoro Público de una cifra récord de 299.138 millones de euros, un 6% más que el ejercicio anterior.

Al igual que en los últimos años, el grueso de la emisión bruta prevista se concentrará en letras del Tesoro y en bonos y obligaciones del Estado. No obstante, en 2021 se prevé complementar esta financiación mediante emisiones de otras deudas en mayor medida que otros años, fundamentalmente gracias a los préstamos procedentes de la UE.

El endeudamiento neto del Tesoro Público en 2021 ascenderá aproximadamente a 110.000 millones de euros; las letras aportarán alrededor de 10.000 millones de financiación neta, mientras que los bonos y obligaciones del Estado, junto con el resto de deudas en euros y en divisas, aportarán los restantes 100.000 millones para cubrir la totalidad de las necesidades de financiación neta previstas.

Para 2021, en términos presupuestarios, se estima que los intereses de la deuda del Estado asciendan a 31.675 millones de euros, un ligero 0,4% más, a pesar de la mayor emisión de deuda.

Además, en 2021 el Tesoro tiene previsto lanzar la primera emisión de un bono verde para contribuir a la financiación de los compromisos de España con la transición ecológica, a un plazo de entre 20 y 25 años. Serán bonos asimilables al resto de referencias de la curva del Tesoro, y con volumen suficiente para dotarlos de las máximas garantías de liquidez.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies