Los expertos de PwC prevén que el PIB caiga un 11,7% este año y crezca un 5,9% en 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los expertos, empresarios y directivos del Consenso Económico de PwC prevén que la economía española registre una caída histórica del 11,7% en 2020 como consecuencia de la crisis del Covid-19 y mantienen la previsión de un crecimiento del PIB del 5,9% el próximo año, ya que sitúan el “punto de inflexión” de la economía a mediados de 2021 por el optimismo derivado de la vacuna. Además, un 44,8% pide posponer la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Así se desprende del Consenso Económico, correspondiente al cuarto trimestre de 2020, que elabora PwC desde 1999 a partir de un panel de más de 400 expertos, directivos y empresarios, que refleja que el 60,3% de los panelistas sitúa entre el segundo y el tercer trimestre de 2021 el momento en el que repuntarán la inversión y el consumo como consecuencia del desarrollo de la vacuna y la recuperación de una cierta normalidad.

Esta situación de “relativa normalidad” en la movilidad y en las restricciones será capital para la evolución de la actividad en verano y para el crecimiento de la economía en el conjunto de 2021, explica PwC.

A pesar de que el 92,4% de expertos y directivos encuestados califica el momento actual como “malo o muy malo” y el 56,8% estima que seguirá igual en el próximo trimestre, a seis meses vista las opiniones de los panelistas muestran algunos “síntomas esperanzadores de recuperación”.

En concreto, cuando se les pregunta sobre la evolución del consumo de las familias, suben del 33% al 46,6%, respecto al Consenso anterior, los que prevén un aumento del consumo privado, y caen del 39,5% al 17,8% los que esperan que disminuya. También se atempera hacia posiciones más positivas la evolución de la demanda de vivienda, dado que el 47,5% cree que permanecerá estable (+15,4 puntos) y caen del 55,1% al 35,6% los que consideran que se reducirá.

Respecto al momento económico y financiero de las empresas, el 99,1% coincide en definir la situación actual como “mala o muy mala” y el 60,3% espera que siga inalterable entre enero y marzo al considerar que se avecinan todavía “meses duros” para las empresas.

En cambio, mejora “sensiblemente” su percepción sobre la evolución de las exportaciones, de la inversión productiva y del empleo dentro de seis meses. Un 56,4% (+24 puntos) espera un incremento de las exportaciones, un 31,6% (+17 puntos) un aumento de la inversión productiva, mientras que caen, del 69,4% al 41%, los que esperan una disminución de la creación de empleo, y crecen hasta el 28,2% los que piensan que aumentará.

“Todos estos factores podrían estar indicando que empezamos a vislumbrar el inicio de la parte final de la recesión provocada por la pandemia”, señala PwC.

En cualquier caso, esta mejoría de la opinión de los panelistas del Consenso Económico no se refleja todavía en sus perspectivas de crecimiento, al augurar una caída de PIB del 11,7% este año y un repunte del 5,9% en 2021.

En cuanto a la inflación y al tipo de cambio, los expertos esperan que el IPC se sitúe en el -0,4% en 2020 y en el 0,2% en 2021, y que la cotización euro dólar permanezca entre el 1,1 y el 1,12 en junio de 2021.

La última edición del Consenso Económico incluye un capítulo monográfico que, bajo el título España ante la Pandemia, recoge el sentir de los expertos y directivos sobre distintos aspectos referidos a las medidas económicas puestas en marcha para combatir la crisis, la coordinación entre las distintas administraciones públicas o sobre cómo conseguir un mayor aprovechamiento de los fondos europeos, entre otros aspectos.

AYUDAS FISCALES

Los panelistas (82%) apuestan por la puesta en marcha de ayudas fiscales directas, como las aprobadas por Alemania, Francia o Italia, especialmente dirigidas a los sectores que se han visto abocados, de nuevo, a reducir su actividad.

El 73,3% aboga, además, por ampliar los plazos de devolución de las líneas de garantía y liquidez, alargando los periodos de carencia y, el 76,7% señala que es necesaria una mayor transparencia y establecer criterios objetivos para recibir las ayudas y los rescates europeos.

De cara a asegurar el éxito de la llegada del Fondo de Recuperación
europeo, el 87,1% de los panelistas se muestra preocupado por la falta de unidad de mercado y pide una reducción de las trabas burocráticas, mejorar la eficiencia de las administraciones públicas y reforzar la seguridad jurídica. También una mayoría (78%) afirma que se debe contar con el tejido empresarial para el diseño y la implementación de las
ayudas europeas, y que solicitan la creación de una oficina única ‘ad hoc’.

En cuanto a las medidas para mejorar el mercado laboral, el 83% de los encuestados cree que se deben mejorar las políticas activas de empleo, en colaboración con las empresas, para garantizar la transición de los trabajadores desempleados hacia los sectores en los que se generará empleo.

Además, el 62% pide reducir el número de contratos e impulsar la convergencia del coste del despido entre indefinidos y temporales, y un 44% considera que hay que posponer la subida del salario mínimo ante la situación actual, frente a un 28,5% que se muestra en total desacuerdo con la opción de posponerlo.

Para combatir los niveles de deuda pública de la economía española, que podrían situarse en el 120% el PIB en 2021, los panelistas estiman (87,9%) que es necesario mejorar la eficiencia del gasto público, reduciendo publicidades, mejorando su transparencia y liberando
recursos para los sectores clave para la recuperación. También creen (79,3%) que se debería diseñar un plan efectivo que reduzca las bolsas de fraude y la economía informal.

ESTRATEGIA

Por último, el 76% de los encuestados no cree que la actuación y la estrategia diseñada hasta el momento para luchar contra la crisis sanitaria esté siendo la adecuada, al tiempo que un 85% considera que debería producirse una mayor coordinación entre la Administración Central y las CC.AA. para unificar las medidas de control y de gestión de la crisis sanitaria, y replicar de forma conjunta las mejores prácticas que se esté desarrollando.

Además, un 81% asegura que el Gobierno debería priorizar las iniciativas económicas y sanitarias basadas en amplios consensos entre los grupos políticos y la colaboración público-privada, y crear un comité de gestión transversal formado por gestores independientes y con un nivel mayor de transparencia.

De hecho, los expertos, directivos y empresarios también creen que, una vez finalizada la pandemia, sería deseable lograr acuerdos globales entre la mayor parte de las fuerzas políticas, con visión de largo plazo, en dos grandes temas, principalmente la reforma del sistema educativo (65,5%) y en la puesta en marcha de un Plan de I+D+i de país (61,7%).